ALPES GRANDES PUERTOS - Los relatos del día 7

Grimsel, Furka, Susten, Overal, Nufenen, Albula, Flüela...¿que tendrán en común estos nombres que a todos los amantes de los Alpes nos vuelven tan locos?

Efectivamente, el sufijo -pass, germano y traducido en paso para una culminación a cual más bella. Cada uno tiene su historia, su fin inicial. Uno de los ejemplos es el Furkapass, “paso de horca” usado por los romanos para transporte de enseres básicos y en el XIX para el famoso Le Post (su propio servicio de correo) tan necesario como estratégicamente militar y hoy es uno de los grandes puertos de montaña que unen la civilización del país de las maravillas.

Volver a estos lares te recuerda de donde venimos, acusados “payeses” te miran anonadados como si naves espaciales se hubieran encarnado o más bien mecanizado en monstruosos blindados dirigiéndose a la defensa de las tierras altas.

Sí, Mordor existe, se encuentra a más de 4.000m y nos atrevemos a meter un bocado de acero a una de sus crestas.

En una regresión al fin de los tiempos a alguien iluminado se le ocurrió la idea de construir una cabina endemoniada y que podría llegar a 3.800 m.

Ventisca, neblina, heladas rocas quebradas y un grupo de pirados del alpinismo se dirigen al Mordorpass.

Ni anillo ni orcos, solo paz, brisa fresca y asombro por lo que la mano humana puede encajar como legos sobredimensionados.

Así es, el MontBlanc está al alcance de todos y como experiencia, debemos añadirla a la lista, y repetirla siempre que uno pueda.

Ahora sí puedo tacharla, a 12 de julio queda verificada...

Más crónicas viajeras en:
www.roadventure.es/blog