ALPES GRANDES PUERTOS - Los relatos del día 2

Un baño refrescante con amanecer lluvioso, gotas que empapan las corduras y que, dado el calor infernal de las horas anteriores, agradecimos que cayeran. 


Llegamos al col de la Bonette, que por trampas históricas por querer ganar la carrera del más alto de los “col”, el resto vieron impasibles como alcanzaba los 2.802m en su paso más elevado. 


Cimas resecas, donde la huella climática deja ver su peor cara...triste, marciana, con pequeños restos de esa nieve que en un tiempo dejará de ser perpetua. 


Vars, ciudad motera y campamentos base de skí. Madera, hierro y cemento, y para nosotros lo mejor, ese asfalto negro con olor a alquitrán que aun está con los “pelitos sin desgastar”.  


Llegan las estrellas más tarde estas fechas, y el sube-baja de final de etapa al col d’Izroad no se hace esperar, dejamos el equipaje y cogemos el machete de cazador, y nos convertimos en el lobo del bosque, buscando nuestra querida presa serpenteante...curva tras otra nos alimentamos... ahora ya, saciados y desvanecidos.

El hotel nos espera un 7 de julio en Briançon.